Cuando la realidad supera a la ficción

Como seres humanos siempre hemos estado expuestos a enfermedades. Muchas son tan peligrosas que causan la muerte o llegan a dejarnos secuelas, mientras otras no son tan ofensivas. Así, nuestro sistema inmunitario puede vencerlas y a los pocos días estamos sanos.

¿Pero qué sucede cuando la enfermedad es causada por un virus? Ya sabemos que estos entes víricos son muy difíciles de eliminar, muchas veces no se encuentra la cura a tiempo y se vuelve una pandemia.

Tenemos registro de muchas pandemias del pasado que causaron la muerte a muchas persona.

El Covid-19 supera la ficción

Hoy nos enfrentamos a una nueva amenaza, provocada por el virus llamado Covid-19. Desde su surgimiento en China este virus ya se ha propagado por todo el globo.

En algunos países ha dejado más muertos y contagiados que en otros, pero aún así no deja de ser peligroso en aquellos países donde aún no ha actuado en profundidad.

Todos alrededor del mundo estamos viviendo momentos de zozobra y pánico, muchos países han tomado la decisión de poner a sus ciudadanos en cuarentena para tratar de contrarrestar la pandemia; una medida que a muchos gobiernos se les ha salido de las manos porque sus ciudadanos no están dispuestos a colaborar, haciendo aún más difícil la situación.

Para tratar de hacer cumplir las normas, los gobiernos han tomado medidas estrictas. Desde poner multas a llevarlos presos, y algunos países latinoamericanos han optado por el toque de queda.

Es una situación lamentable que algunos gobiernos tengan que llegar a extremos como un toque de queda para que sus ciudadanos tengan que cumplir las medidas, sobre todo cuando se trata de proteger su propia salud.

Nueva posible crisis económica

Todos estamos bajo la misma situación. Muchos de nosotros incluso tenemos un futuro incierto, ya que no contamos con un trabajo estable. Por lo cual, después que todo esto haya pasado, no sabremos con exactitud cuál será la situación económica en nuestros países.

Como todas las economías no son las mismas, algunas naciones podrán recuperarse más rápidamente; mientras que a otras les será un poco más difícil.

No hay ayudas económicas para todos

Los gobiernos han prometido ayudas, pero sabemos que esas ayudas no siempre beneficiarán a todos. Por lo pronto, sabemos que algunos gobiernos apoyarán a las empresas pequeñas y a las familias de bajos recursos económicos; pero después estamos aquellos que no pertenecemos a ningún grupo de estos y que nos mantenemos con nuestros ahorros, y que no tenemos ningún contrato con ninguna empresa, y que durante esta cuarentena tenemos que vivir de migas de pan.

Nadie ha dicho nada al respecto aún, y esto es otra prueba de un capitalismo no regulado que margina y condena directamente a quienes no pueden permitirse alcanzar el nivel de los demás.

A aquellos que basamos nuestro actual sustento a base de ahorros por haber trabajado cierto tiempo, ¿quién nos ayudará después? ¿Cómo sobreviviremos después de que todo esto haya pasado?

Porque si de algo estoy seguro es que, una vez todo vuelva a la normalidad, no será nada fácil conseguir nuevamente un empleo, mas si te encuentras en un país donde ya de por si hay una alta tasa de desempleo por escasez de ofertas de trabajo, además de malas condiciones.

Todos estamos en una situación alarmante y desesperante, no solo por el presente sino también por el futuro que vendrá una vez acabada la pandemia.

Sí, quizá ahora no es momento de pensar por el futuro, sino en nuestro presente, el cual nos está llevando a la desesperación.

Lo que todos queremos al fin y al cabo es que esto pase lo más pronto posible para poder continuar con nuestras vidas normales. ¿Pero qué hay de quienes aún no han conseguido asentarse o conseguir tener una vida normal?

Tenemos que enfrentar esta pandemia unidos

Como sea, tenemos que estar unidos como seres humanos que somos y colaborar con el gobierno para poder salir de esta situación.

Aunque el coronavirus se haya propagado por todo el globo, es cierto que no es una pandemia tan letal como algunos de siglos anteriores.

Pero por esto mismo tenemos que protegernos para que no vuelva a suceder lo mismo, porque mientras no se halle una cura para el Covid-19, seguiremos contagiándonos y aumentando más el número de fallecidos.

Aún no es el fin del mundo

Si bien vivimos un panorama desolador por el cierre de casi todo los locales, y vemos ciudades desoladas por quedarnos en casa, esto no significa que sea el fin del mundo; ni mucho menos que estemos viviendo en un mundo post-apocalíptico.

Quizá muchos hayan entrado en pánico debido a las historias contadas por el cine, por la ficción; ya que se ha contado de mil maneras cómo sería el fin de nuestra existencia: caída de un meteorito, invasión alienígena, invasión zombi, terremotos, tsumanis, virus, etc.

Los tres últimos casos podemos decir que la humanidad los ha vivido. Y con lo del Covid-19 lo estamos viviendo ahora también, pero aunque se diga muchas veces que la realidad supera a la ficción, de momento la ficción aún no se ha convertido en nuestra realidad.

Así que mantengámonos serenos, que a nuestra especie aún le queda mucho más tiempo aquí.

De momento, mantengámonos bajo las reglas que ha puesto y va a poner cada gobierno para enfrentar la pandemia. No es momento de protestar. Cuando sea el momento, hazlo, pero ahora no compliquemos más las cosas.

Todos somos parte de esto y todos queremos que esto acabe; y según tu decisión, puedes ayudar a aplacar el virus o, por el contrario, causar más daños en tu propio país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.