Cuándo masticar hojas de coca

La coca es una planta de origen sudamericano que crece en los Andes Amazónicos en territorios de Perú, Ecuador y Bolivia, y hoy también se cultiva en Colombia y Chile. Muchos lugareños mastican hojas de coca para beneficiarse de sus propiedades curativas.

Esta planta siempre estuvo presente en las culturas milenarias andinas. Las hojas eran usadas en los ritos ceremoniales pero también las usaban como medicina o como un energético. Estos pueblos indígenas solían masticarlas y beberla a modo de infusión, y esta costumbre perdura hasta nuestros días.

¿Cuándo se mastican las hojas de coca?

Los habitantes de estas regiones de los Andes no han perdido la costumbre de sus ancestros. En ciudades como Cusco (Perú) es muy popular que los pobladores la mastiquen o la consuman como un té, ya que consumida de esta manera alivia los malestares del mal de altura y se les recomienda a los viajeros el consumirla de la misma manera para que aplaquen los males que la altura puede causar en el cuerpo.

Por otro lado, al masticar la hoja de coca, esta actúa como un estimulante ligero, combatiendo así el hambre, la sed, el dolor y el cansancio.

Durante el siglo XX, en Europa se descubrió un proceso químico, el cual sería usado en las hojas de coca para extraer sus alcaloides. Desde ese entonces la planta fue conocida a nivel mundial, pero sin embargo esta popularidad obtenida no fue algo positivo, y hoy todos sabemos lo que representa esta planta para las leyes de cada país.

Relación entre las hojas de coca y la cocaína

El principal argumento sobre la ilegalidad de las hojas de coca es debido a la fácil extracción de la cocaína. La hoja de coca contiene entre 0,5% y 1% de alcaloide de cocaína, y con esto la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961 justificó la ilegalidad del cultivo de esta planta.

Sin embargo, las hojas de coca en su estado natural no son perjudiciales para la salud, simplemente actúan como un estimulante ligero más inofensivo que el café.

No obstante, la Convención Única sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas de 1961, la incluyó en la lista de estupefacientes, junto con la cocaína y la heroína, tras haber enviado una comisión para que estudie en 1950 las hojas de coca en Perú y Bolivia. Después de una breve misión, se concluyó el estudio. Dicha comisión incluso llegó a considerar erróneamente que masticar las hojas de coca era nocivo para la salud.

Una decisión controvertida

Aquel informe fue duramente criticado, por su arbitrariedad, falta de precisión y hasta por sus connotaciones racistas.

La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, en 1994, consideró que el consumo de mate de coca es ilegal, y en un informe anual en el año 2007 pidió a todos los países abolir o prohibir la práctica de masticar hoja de coca y la fabricación del mate de coca (infusiones con hojas de coca).

Esta convención, al incluir las hojas de coca dentro de los estupefacientes ha causado un gran daño a la población andina que por milenios sus ancestros han utilizado esta planta sin causarles absolutamente ningún daño (por el contrario, les aportaba beneficios para su salud).

La convención de 1961 lo que hizo fue extender la actual idea tradicional que se tiene en occidente con respecto a las hojas de coca y la cocaína, las cuales son tratadas como si fueran lo mismo, cuando ya ha sido demostrado numerosas veces que esto no es así.

No obstante, en países como Bolivia y Perú, masticar hojas de coca sigue siendo una práctica legal, e incluso en todo Cusco no hay habitante ni turista que no haya ingerido el mate de coca como cualquier otra infusión.

Cuándo no debes masticar hojas de coca:

Como dato curioso, en los meses antes de la Copa del Mundo de Fútbol Rusia 2018, el jugador Paolo Guerrero, estrella y capitán de la selección peruana (una de las clasificadas para jugar la competición), fue sancionado a no participar en el torneo por dar positivo en un control antidopaje.

Lo ridículo del asunto era que el jugador peruano simplemente había ingerido una infusión de anís y hojas de coca para aliviar una indigestión, y por eso se le había detectado benzoilecgonina, un metabolito de la cocaína.

Por suerte, Guerrero presentó un recurso y el caso fue desestimado, pudiendo representar a su país en el mundial para alegría de su afición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.