El CO2 y el metano NO se ven reducidos por el confinamiento

Ya casi son más de tres meses que la actividad humana se vio en la necesidad de parar, pero a pesar de ello ciertos gases contaminantes como el CO2 y el metano continúan siendo altos. ¿Cuál es el motivo? El comportamiento de estos gases en la atmósfera.

Desde que se conoció el peligro del coronavirus, el mundo entero empezó a tomar medidas, como el caso del confinamiento, y como consecuencia el aire de aquellas ciudades afectadas por la pandemia se ha purificado un poco.

Se ha visto un importante descenso del dióxido de nitrógeno (NO2) debido al cese brusco de la actividad humana, en ciudades como Roma, Madrid, e incluso en China.

Sin embargo, esto no ha sucedido con otros gases. Tal es el caso del dióxido de carbono (CO2) o el metano (NH4) que, en lugar de mostrar un descenso, han mostrado un aumento el pasado mes de abril.

Estos dos gases son los causantes del efecto invernadero, siendo el dióxido de carbono el principal responsable del calentamiento global a causa de su abundancia en la atmósfera.

No obstante, el metano es mucho más perjudicial que el dióxido de carbono, ya que es un potente absorbente de calor casi 30 veces más eficiente. Lo que lo convierte en un generador de efecto invernadero.

China, por su lado, mostró una reducción de las emisiones del CO2 en un 25%. Sin embargo, las mediciones globales no se han visto disminuidas por esta reducción local.

Así lo han demostrado los datos hechos por el observatorio Manua Loa, en Hawai. La Curva de Keeling, que es como se le conoce a la curva de medición de este gas, ha mostrado que el mes de abril ha tenido valores más altos con respecto a los del año pasado, y lo mismo ha sucedió con el mes de marzo.

¿Cómo actúan los gases en la atmósfera?

El dióxido de nitrógeno sí ha experimentado un declive importante, mientras que, como dijimos, el dióxido de carbono. El hecho de no haber experimentado cambios en su porcentaje atmosférico radica en el tiempo de residencia de cada gas en la atmósfera.

La caída de NO2 se debe a que es un gas que procede principalmente del tráfico rodado y tiene un periodo de residencia muy bajo en la atmósfera. Entonces, cuando las actividades humanas cesaron repentinamente, este gas empezó su descenso también rápidamente.

Esto no sucede con el dióxido de carbono, ya que su periodo de residencia en la atmósfera puede durar de décadas e incluso siglos. Por lo tanto, para poder observar una reducción de este gas, se necesitaría reducir las emisiones durante un periodo muy largo y constante.

Ese es el motivo por el que hoy no hemos visto cambios, ya que si su concentración continúa siendo alta es debido a la acumulación de estos gases que por años los humanos hemos estado emitiendo.

El metano

El metano es otro gas que también tiene un periodo de residencia muy largo. Este gas puede permanecer en la atmósfera durante más de una década. Recientemente incluso ha alcanzo un nuevo récord.

Científicos del Laboratorio de Investigación del Sistema Terrestre de la NOA han registrado datos desde el año de 1983 a través de una red de muestreo global. Los resultados fueron que este año los valores de metano han superado al 2019.

Pero la presencia de estos gases han sido contantes en nuestro planeta y, sin ellos, la vida en la Tierra como la conocemos hoy no habría sido posible. Su presencia hace que nuestro planeta tenga un temperatura media de 15 Cº y no de -18 ºC, que es lo que tendría si estos gases no existieran.

No obstante, estos gases se han incrementado debido a la industrialización y acción humana, puesto que es desde la época preindustrial que estos gases han ido en aumento. Con ello, absorben más el calor y la temperatura media del planeta se eleva aun más. Siendo así que el periodo 2015-2019 ha sido el más cálido de todos los registros obtenidos.

La etapa de confinamiento ha ayudado en mejorar la calidad del aire y el medioambiente se ha visto favorecido. Pero pese a ello, para lograr un cese del calentamiento global se necesitan tomar más acciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.