¿Cuánto metano emite el gas natural a la atmósfera realmente?

En el año 2015, en pleno verano groenlandés, Benjamin Hmiel y su equipo perforaron dentro de la masiva capa de hielo y transportaron periódicamente un trozo de hielo cristalino del tamaño de un motor de motocicleta.

El hielo contenía parte de la respuesta a una pregunta que había preocupado a los científicos durante años: ¿cuánto del metano en la atmósfera, (una de las fuentes más potentes del calentamiento global), proviene de la industria del petróleo y el gas?

El gas natural genera menos metano del pensado en la atmósfera

Anteriormente se pensaba que las fuentes geológicas como las filtraciones volcánicas y manantiales gaseosos emitían alrededor del 10% del metano, que terminaba en la atmósfera cada año.

Pero una nueva investigación, publicada esta semana en Nature, sugiere que las fuentes geológicas naturales constituyen una fracción mucho más pequeña del metano en la atmósfera actual.

Afirman los investigadores que es muy probable que el metano sea atribuible a la industria.

Sumado a esto, los resultados indican que hemos subestimado los impactos de metano de la extracción de combustibles fósiles hasta en un 40 por ciento.

¿Qué dicen los científicos?

«Son malas y buenas noticias para el cambio climático», dice Hmiel, autor principal del estudio e investigador de la Universidad de Rochester. Malas, porque significa que la producción de petróleo y gas ha tenido un impacto mayor en el incremento de gases de efecto invernadero que los científicos conocían.

Hmiel considera que las buenas noticias son por casi la misma razón: cuantas más emisiones de metano se puedan identificar de la actividad humana (como la extracción de petróleo y gas), mayor será el control.

Lo que significa que los responsables políticos, las empresas y los reguladores tienen que solucionar el problema.

Las concentraciones atmosféricas de metano han aumentado en al menos un 150 por ciento desde la Revolución Industrial.

Debido a su potencialidad, cuanto más haya en el aire, más difícil será evitar que las temperaturas del planeta se eleven más allá de los objetivos climáticos mundiales.

El misterio del metano en el aire

El metano es también el protagonista de un misterio científico de décadas de duración en todo el planeta. ¿De dónde, exactamente, proviene todo el metano extra que calienta la atmósfera hoy en día? ¿Son realmente las flatulencias de las vacas, o los arrozales?; ¿fugas de la producción de petróleo y gas?; ¿o los burbujeantes volcanes de lodo gaseosos?; ¿o quizá se filtra a lo largo de las grietas movedizas de la Tierra?

En las últimas décadas, a medida que las llamadas para reducir las emisiones de dióxido de carbono han aumentado, y las tecnologías de recolección de gas natural (como la fracturación hidráulica) se han vuelto más baratas, muchas centrales eléctricas de carbón en los Estados Unidos y en el extranjero se han retirado.

El metano se quema de manera más eficiente que el carbón, por lo que es una mejor opción. También se queda en la atmósfera por mucho menos tiempo, un promedio de nueve años, en comparación con los cientos de CO2.

Sin embargo, el costo climático del gas natural se había estado basando en una suposición básica: Hay menos emisiones totales de carbono del gas natural que de otras fuentes.

Pero en los últimos años, estudios científicos han cuestionado esa suposición, principalmente al observar cuánto gas se pierde durante el proceso de producción.

En EE.UU., un estudio reciente encontró que la «tasa de fuga» de gas, ampliamente utilizada en el proceso de producción de gas natural, podría superar el 2 por ciento.

Queda mucho por saber sobre las emisiones de gases

Es difícil determinar cuánto del metano en la atmósfera proviene de fuentes humanas, como la perforación o la quema de petróleo y gas; cuánto proviene de otras fuentes influenciadas por el ser humano como la agricultura, y cuánto proviene de fuentes naturales como las filtraciones volcánicas.

Saber de dónde viene determinará lo que los humanos podemos hacer al respecto. Si se trata de petróleo y gas, podemos arreglar los sistemas para producir menos. Si se trata de volcanes, podríamos ser ya menos capaces de gestionar las emisiones.

«Es como una historia de detectives«, dice Höglund Isaksson.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.