5 formas de ser víctima del correo no deseado

La mayoría de personas suelen recibir folletos publicitarios en el buzón. ¿Pero qué os parecería si el repartidor entrara en tu casa para dejártelo? ¿Y si una vez dentro además viera tus fotos, tu agenda y echara un ojo a tus cuentas bancarias? Pues esta misma situación se puede dar en tu mundo digital con relativa facilidad. 

Es recomendable seguir ciertas pautas para evitar ser víctima del correo no deseado o spam. Vamos a ver los 5 errores más comunes con los que nosotros mismos ponemos en riesgo nuestra privacidad. ¡Empezamos!

¿Qué es el correo no deseado y cómo me afecta?

El término spam o correo no deseado no es nada nuevo. Todo aquel que tenga una cuenta de correo electrónico ya lo habrá sufrido en primera persona. Lo que quizás no sea tan conocido son los problemas asociados a este tipo de correos. Evitar o reducir el spam está al alcance de todos, internet está llena de blogs con tutoriales y guías sobre tecnología. El principal problema suele radicar en el desconocimiento sobre las consecuencias que este correo no deseado o spam puede acarrear. 

En la mayoría de los casos simplemente incomoda, nos llena la bandeja de entrada de publicidad y la convierte en un caos. Pero en algunos casos, las intenciones maliciosas del correo no deseado pueden suponer un serio problema. 

En ciertas ocasiones, cada vez más frecuentes, estos correos no se limitan a la propaganda publicitaria. Con una frecuencia al alza se tratan de caballos de Troya digitales cuyo objetivo es entrar en nuestro smartphone u ordenador para obtener información personal. Esta información puede ser usada con fines delictivos como puede ser alguno de los siguientes casos:

  • Pishing: esta práctica consiste en suplantar la identidad de la víctima en internet.
  • Ransomware: se trata de un secuestro de datos. A menos que pagues el precio que impongan los delincuentes, no recuperarás la información robada.
  • Chantaje digital: quizás la práctica más antigua. Los ciberdelicuentes amenazan con hacer pública cierta información delicada a menos que pagues un precio.

Evita riesgos innecesarios

Eliminar por completo es una tarea prácticamente imposible. Lo máximo que podemos hacer es intentar disminuirlo al máximo y evitar aquellos correos que no nos inspiren confianza.

A continuación vamos a ver 5 buenas prácticas para evitar que el correo no deseado llegue a ser algo más que una simple molestia. 

5 buenas prácticas para evitar el spam

Lee detenidamente la Política de Privacidad

Es muy común cada vez que nos registramos en alguna plataforma de venta online, foro, lista de correo, etc. el tener que marcar algunas casillas de verificación. Mediante estas casillas aceptamos una serie de condiciones, las cuales es recomendable que leamos detenidamente.

Al marcar estas casillas hay ocasiones en las que damos permiso a la plataforma a usar nuestros datos según ellos vean conveniente, lo que puede traducirse en envío de publicidad que acabará en el buzón de correo no deseado o incluso la venta de nuestros datos de contacto a otras empresas.

No escribas tu e-mail tal cual

Cuando hablamos con otros usuarios en internet mediante comentarios o foros, es muy habitual si así lo necesitamos facilitar nuestro correo electrónico tal cual. Da igual que te fíes de la otra persona, el problema son los usuarios que van buscando una @ entre todas las palabras para así agregar direcciones de correo a listas de spam. 

La solución a este problema es bien sencilla. Cuando facilites tu dirección de correo en internet usa la nomenclatura “midirección” arroba ”servidor” punto “com”. De esta sencilla manera pasaremos desapercibidos en búsquedas automáticas.

No abras las imágenes automáticamente

La apertura automática de imágenes en correos electrónicos es una manera original de ejecutar en tu dispositivo código malicioso de forma automática. Para evitarlo, tan sólo tienes que configurar tu cliente de correo e indicarle que no descargue imágenes de forma automática.

No des de baja el correo no deseado

Cuando empiezas a recibir correo no deseado, es muy habitual hacer uso de tus conocimientos informáticos y darte de baja del mismo mediante el enlace situado en la parte baja del mismo. Esto es acertado si el remitente del correo es una empresa seria y de confianza.

Si al remitente del correo no lo conoces ni te suena, mejor indícale a tu cliente de correo que traslade ese correo a la carpeta de spam. A los 30 días desaparecerán. De esta manera evitarás interactuar con el correo, ya que hay ocasiones en las que el enlace para darse de baja es la puerta de entrada del malware a tu equipo.

No participes en cadenas

No participes en la difusión de correos no deseados. Hacerlo no hará que recibas bendiciones, ni que ese perrito tan mono encuentre un hogar. Lo único que estarás haciendo será facilitar el mail de tus familiares y amigos a las personas menos indicadas.

Soy víctima del correo no deseado, ¿qué hago?

Como hemos visto, las consecuencias del spam malintencionado pueden ser muy variopintas. En los casos en los que la publicidad haya invadido tu bandeja de entrada sin control puede llegar a ser recomendable cambiar de dirección de mail y empezar de cero.

Si el problema es que temes por tu privacidad la cosa cambia. En este caso es recomendable que sometas tu equipo al análisis completo de un antivirus. A continuación cambia todas tus contraseñas.

En el peor de los escenarios posibles, si eres víctima de un ciberdelincuente, la mejor opción siempre es comunicárselo a las autoridades. Las principales fuerzas de seguridad tienen presencia en redes sociales e internet, con agentes especializado en delitos cibernéticos. Ellos te indicarán cómo actuar en esas situaciones.

Artículo redactado por Sergeekios.

Un comentario sobre «5 formas de ser víctima del correo no deseado»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.