La democracia en la antigua Grecia era justa

Como bien es sabido, fue en la Grecia clásica cuando surgió la democracia. O al menos hasta hoy día no se conoce otra civilización anterior que haya establecido esta forma de gobierno.

La palabra democracia proviene del latín tardío (democratĭa), y a su vez éste proviene del griego (dēmokratía), y viene a significar «el poder del pueblo».

Es decir, que el pueblo era quien tenía el poder para gobernar.

¿Pero cómo surgió esta democracia en la antigua Grecia?

Este sistema de gobierno dio comienzo en la antigua ciudad de Atenas, allá por el siglo VI antes de Cristo. Simplemente consistía en elegir un grupo de hombres para que dirigieran todos las cuestiones de la comunidad.

Por aquel entonces gobernaba un sólo hombre, de nombre Solón, que pensaba que sólo aquellos hombres preparados y con conocimientos suficientes podrían acceder al poder y ofrecer una forma de gobierno eficiente para los habitantes de la antigua Grecia. Se refería a estos hombres eruditos como «los filósofos».

Pero la democracia en la antigua Grecia no funcionaba como la de hoy día.

¿Cómo era la democracia en la antigua Grecia?

Todavía no existía el conocido sufragio universal, en el que todos los habitantes, tanto hombres como mujeres, tienen derecho a voto.

En la antigua Grecia sólo eran considerados ciudadanos aquellos varones adultos que habían terminado su adiestramiento militar, y además no debían tener ninguna deuda.

No obstante, existía representación por parte de la clase trabajadora, ya que no necesariamente tenías que ser rico para votar. Y es por esto que se lograron leyes que favorecían a la clase humilde.

Esto fue posible también gracias a un sistema electoral que impedía que existieran intereses por parte de los gobernadores que fueran más allá de las cuestiones políticas.

El sistema electoral en la Grecia clásica

Al menos durante 450 años, se utilizó un artefacto para escoger a los gobernantes y sus cargos políticos de forma azarosa y justa. De esta manera se evitaba que alguien impusiera a alguien para un cargo político determinado.

Con dicho artefacto, de nombre kleroterion, se impedía cualquier intento de corrupción en la democracia de la antigua Grecia.

Así, no se podían manipular los votos, ni se podían comprar los votos, ni se podía pagar por campañas electorales en las que, hoy día, cuanto más se hace notar un partido político, más oportunidades tendrá de ser votado, por lo tanto el que más dinero invierta en una campaña, más votos obtendrá.

El kleroterion fue un éxito, y fue la máxima señal de democracia en la antigua Grecia.

Con dicho artefacto se evitaban las distinciones entre clases y un ciudadano de la clase humilde podía entrar a formar parte del gobierno de Atenas.

Además, los elegidos rotaban cada cortos espacios de tiempo. Según el cargo, algunos duraban un mes, y otros un año.

Desde luego, este sistema electoral es actualmente impensable hoy en día. Pero al menos en aquel entonces se podía llamar democracia representativa con todas sus letras a dicha forma de gobierno.

Un comentario sobre «La democracia en la antigua Grecia era justa»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.