Esculturas andaluzas inspiradas en hechos reales

Mucha gente pasea cerca de esculturas que representan monumentos públicos, y no se dan cuenta de lo que tienen al lado. Todas las esculturas tienen una historia detrás y han sido esculpidas por alguna razón que, al menos en su momento, era considerada de peso.

En todas partes del mundo hay estatuas de personajes históricos, héroes o villanos; víctimas o verdugos, pero que tienen algo que contarnos. Y es que muchas historias pueden ser leyendas, pero otras fueron hechos reales.

Hoy hablaremos de tres importantes estatuas erguidas en Andalucía (concretamente en Sevilla y Cádiz), que fueron inspiradas en hechos trágicos que ocurrieron en la realidad.

Los Niños del Paraguas

Los Niños del Paraguas
Imagen de Manuel Sanchez Quijano

En el casco histórico de la ciudad de Cádiz, junto al mar, se encuentra el Parque Genovés, en cuya plaza están Los Niños del Paraguas.

Esta escultura es una obra atribuida al artista milanés Andrea Boni. Fue comprada en París por una familia ilustre gaditana (Aramburu), que la colocó en la Plaza de San Antonio, para más tarde donarla al Ayuntamiento de Cádiz.

La estatua es una fuente que simula agua chorreando desde los bordes del paraguas que sostienen los niños, como si de agua de lluvia se tratara. Pero lo interesante es la historia real que hay detrás.

En el siglo XIX, los dos niños bajo el paraguas, de nombre Pablo y Virginia, fueron criados como hermanos, aun sin serlo de sangre, pues no compartían lazos ni parentales ni maternales.

Cuando crecieron, estos jóvenes se enamoraron el uno del otro. Y cuando la madre de Virginia se enteró de esto, separó a su hija de Pablo enviándola a estudiar a la distancia.

Años más tarde, Virginia anunció su regreso, y durante su trayecto en barco, sufrió un accidente mortal causado por una tormenta. Pablo, que ya iba en el mismo barco, al verla morir con sus propios ojos, entristece profundamente y termina muriendo de pena.

El Cristo de El Cachorro

El Cachorro Sevilla

En Sevilla, una hermandad, de nombre «La Pontificia Real e Ilustre Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Expiración y Ntra. Madre y Sra. del Patrocinio en su Dolor y Gloria», es popularmente conocida como «El Cachorro» (más sencillo de recordar).

La escultura a la que nos referimos es un Cristo. En un principio, un Cristo como cualquier otro. No obstante, el rostro de este Cristo fue esculpido guardando una historia trágica detrás.

Vivía un gitano en la Cava de Triana, Sevilla, por el siglo XVII, que era conocido por sus habilidades como músico. Se le apodaba «El Cachorro». Aunque nunca se le sospecharon amoríos con ninguna dama, hubo un hombre que, tras ver a El Cachorro de Sevilla pasar cerca de su casa cada noche, entró en un ataque de celos que lo llevó a apuñalarle.

Pero aquella última noche de el cachorro sevilla, hubo un tercer hombre que pudo presenciarlo todo, y pudo ver la expresión agónica en su rostro.

Aquel tercer hombre era el escultor Don Francisco Ruiz Gijón, quien, no pudiendo sacarse aquel rostro agónico de su mente, lo plasmó en la escultura del Cristo que por aquel entonces se le encomendó esculpir.

Blas de Lezo, el «Mediohombre»

blank

Tal vez su escultura no esté inspirada en el momento trágico de su muerte, pero sí representa sus heroicas hazañas antes de perder la vida por una bala de cañón.

Blas de Lezo luce en su escultura con una pata de palo, un brazo «muerto», y tuerto de un ojo, como símbolo por sus numerosas heridas en muchos combates a lo largo de su carrera militar. Por lo que su apodo de «Mediohombre» se refiere a sus grandes esfuerzos en battalla.

Y una de sus más reconocidas hazañas fue, en febrero de 1737, derrotar a 195 buques y 30.000 hombres de la Armada de Inglaterra, contando solo con 6 buques y menos de 3.000 hombres.

Cuatro años después, tras resistir incluso el impacto de una bala de cañón en una mesa que provocó que las astillas de esta se le enterraran en la pierna, su cuerpo no pudo aguantar la infección de dichas heridas, las cuales finalmente le provocaron la muerte.

El Planeta «Jorge»
Urano, el Planeta Jorge

El pasado 13 de marzo se cumplieron 239 años desde que se observó en el cielo un nuevo astro perteneciente Leer artículo

15 curiosidades sobre la Antigua Roma
el foro romano

Nuestra historia nos ha contado la historia de muchas civilizaciones que fueron muy prósperas en su época, y las cuales Leer artículo

Los Tres Mosqueteros, una de las historias más famosas de todos los tiempos
los tres mosqueteros

La historia de los Tres Mosqueteros se ha convertido en uno de los clásicos más famosos y contados de todos Leer artículo

Crónicas de un viaje a Perú
Ciudadela de Machu Picchu

Han pasado cinco años desde que dejé Perú, mi país de origen. Hoy, a mi regreso, he visitado cuatro ciudades y Leer artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.